Rutas para andar por el valle

El mejor modo de disfrutar de la belleza de la naturaleza del valle es sin duda la práctica del senderismo, los senderos están destinados a todo aquel que le guste andar, disfrutar de la naturaleza, observar el paisaje y conocer todo aquello que la marcha ofrece y la variedad cultural de la zona aporta. Previo trabajo de desbroces, drenajes, amojonamientos, rehabilitación de muros, recuperación de empedrados, franqueo de cercados y vallas y la colocación de soportes de balizaje, han quedado listos para que disfrutéis de una auténtica red de senderos de pequeño recorrido en la comarca. Algunos de los más próximos a nuestra posada son:

Ruta de los Vallucos

Circuito desde Polientes (19 Km.) (5h. 15′)

Polientes (720m.): desde la plaza del pueblo se sigue por la carretera, y a la altura del hostal se entra por una calle a la derecha que va en busca de la orilla del Ebro. Tras vadear un regato salimos a la carretera, cruzando por el puente a la otra margen, y continuando por el desvío de la derecha, junto al molino de Valdelperal, se alcanza una bella ermita rodeada de árboles: la Ermita de la Velilla (725m.) (Km. 2) (30′): en este lugar, que alberga a la Virgen de la Velilla, patrona de Valderredible, se celebra una concurrida romería cada 8 de septiembre. El camino sube a la derecha de la carretera, y tras pasar junto a las instalaciones de un campamento de verano, desciende entre una cerrada mancha de rebollos para discurrir después entre praderías y conectar con una pista que por la derecha conduce a otro pueblo.

Rebollar de Ebro (720m.) (Km. 4): tras atravesar el núcleo se sigue junto al Ebro, pasando bajo la ermita de Santa María de Entrepuerta, para ascender entre robles a otra cercana localidad.

Sobrepeña (760m.) (Km. 5,5): junto a varias fuentes se recorre el caserío, bajando después por una pista que pronto se abandona por la derecha, junto a unos huertos. Así se baja a conectar con un viejo camino, junto al cual se conserva una cruz de piedra, que discurre cercano al Ebro. Cruzando alguna portilla se sale a otra pista por la que se conecta con la carretera ya cerca de una localidad situada en la otra margen del río.

La Puente del Valle (713m.) (Km. 8,5) (2h.) : se continúa junto a la iglesia y el cementerio, buscando la orilla del arroyo de Quintanas-Olmo. El camino asciende suavemente entre robles, en principio por la margen derecha, cruzando más arriba varias portillas para vadear después el arroyo. Al poco se retorna a la margen derecha, entrando en el tramo más bonito del camino, que todavía conserva algún tramo empedrado que atraviesa un joven rebollar, que poco a poco va invadiendo las abandonadas fincas. Al rato se alcanza la iglesia de Quintanas-Olmo y por una calleja se entra en el núcleo, con numerosas casas derruidas y otras recién arregladas.

Quintanas-Olmo (930m.) (Km. 14) (3h. 45′): recorriendo el pueblo, sin población permanente, se toma una pista que asciende entre el denso robledal, y conduce a otra localidad también amenazada de abandono.

Arantiones (950m.) (Km. 15,5): se baja en principio por la estrecha carretera, para dejarla después por la izquierda y seguir un camino que entre robles y matorrales, con buenas vistas del valle, nos lleva al punto de partida en Polientes (720m.) (Km. 19) (5h. 15′).

Ruta de los pueblos de Bricia.

Circuito desde Quintanilla Rucandio (9 Km.) (2h. 45′)

Quintanilla Rucandio (890m.): descendemos por la carretera en dirección a Polientes hasta las últimas casas del pueblo, donde tomamos una pista a la izquierda, para volver a ir hacia la izquierda en una bifurcación que se encuentra inmediatamente. La pista desciende por debajo del pueblo y recorre el valle surcado por el río Carrales, viéndose enseguida, de frente en un alto, las casas de Renedo de Bricia. Se cruza el río, se sube, y se va hacia la izquierda en una nueva bifurcación, para continuar ascendiendo hasta esta localidad.

Renedo de Bricia (1.010m.) (Km. 2,5) : se sale del pueblo pasando junto al cementerio, continuando por una pista que nos lleva a Barrio de Bricia. El camino no tiene pérdida, tan sólo hay una bifurcación, dando vista ya al pueblo, en la que iremos a la derecha. Barrio de Bricia (1.020m.) (Km. 4,5) : es la capital del municipio burgalés de Alfoz de Bricia, y desde su iglesia (con las paredes cosidas a balazos desde la Guerra Civil) se disfruta de una bonita panorámica hacia Valderredible. El camino sigue por una angostura situada bajo la iglesia de Barrio, y pronto se dominan desde lo alto los pueblos de Rucandio, Soto Rucandio y Quintanilla Rucandio. Se desciende ahora hacia el valle y debemos ir a la izquierda en una bifurcación situada a media bajada, para después salir a una pista por la que hay que seguir a la derecha un buen rato, hasta conectar finalmente con la pista de Quintanilla Rucandio a Renedo de Bricia, y volver por ella, hacia la izquierda, hasta el inicio de la ruta. Quintanilla Rucandio (890m.) (Km. 9) (2h. 45´)

Ruta de las hoces del Ebro.

Itinerario que permite recorrer esta zona de gran belleza natural, partiendo de Villaescusa de Ebro y pasando por la vieja fábrica de luz del Tobazo (al pie de la surgencia y cascada del mismo nombre), para seguir por la margen derecha del río Ebro hasta encontrar el viejo camino que lleva al bellísimo pueblo de Orbaneja del Castillo, situado ya en la provincia de Burgos. Este recorrido forma parte del proyectado Sendero del Ebro (GR-99), que se encuentra en fase de desarrollo.

Sendero GR-99. Sendero del Ebro

Sendero de Gran Recorrido que seguirá el curso del río Ebro desde su nacimiento en Fontibre hasta su desembocadura en el Mediterráneo. En Cantabria está determinado su trazado hasta los límites con Burgos (Orbaneja del Castillo), con un recorrido de 51 kms. que discurre a través de Reinosa, Retortillo, ruinas de Julióbriga, Celada Marlantes, monasterio de Montesclaros, Aldea de Ebro, Monte Hijedo, Ruerrero y seguir el interesante curso del Ebro, en algunos Villaescusa de Ebro. Además de tramos se atraviesan interesantes bosques como el Monte Hijedo o relevantes restos arqueológicos, como la ciudad romana de Julióbriga. Se espera su señalización y la publicación de la correspondiente topoguía en un futuro inmediato.

Travesía de Montes Claros.

Travesía Llano – Montesclaros (15 Km.) (3h. 45′)

Llano (855m.) : salimos del pueblo, junto a cuya iglesia crecen un tejo y un haya monumentales, cruzando el puente sobre el embalse del Ebro, al lado de la ermita de la Virgen del Avellanal. Nada más cruzar por encima de la vía del célebre ferrocarril de La Robla, se deja el asfalto siguiendo por la izquierda un camino a media ladera que pronto se adentra en el robledal de Hijedo. En ligera ascensión, tras un rato se sale del bosque a terreno abierto, donde las plantaciones de pino albar comienzan a dominar el paisaje. Se cruzan dos pequeños regatos, en el segundo de los cuales hay una balsa de riego, e ignorando dos desvíos a la derecha, el camino empieza a bajar a través del monte Cuestallomo, con presencia de ha yas. Tras cruzar una portilla, el camino desemboca en una estrecha carretera por la que bajamos hasta una localidad.

Bustasur (820m.) (Km. 12,5) (3h.) : frente a la iglesia románica, se deja la carretera por una pista que pronto cruza el Ebro, y ya en la margen derecha se abandona para ascender por un bonito camino viejo que discurre entre las derruidas tapias de fincas ahora ocupadas por robles y hayas. Así la senda conecta con una pista que por la derecha conduce hasta el apeadero de Montesclaros, estación perteneciente al ferrocarril de La Robla, que ya sólo se utiliza esporádicamente para el transporte de carbón. Únicamente resta ascender por una pista asfaltada que conduce al final del recorrido. El Monasterio de Montesclaros (970m.) (Km. 15) (3h. 45′): la iglesia alberga a la Virgen de Montesclaros, patrona de Campoó, y bajo el templo, además del habitáculo rupestre que dio origen al santuario, pueden contemplarse recientes descubrimientos arqueológicos.

Ruta de los Carabeos.

Travesía Arroyal – Las Tainas – Montesclaros (8,5 Km.)

Arroyal (955m.): desde la antigua estación del ferrocarril de La Robla (acondicionada como albergue), vamos a la derecha por la carretera hasta una vecina localidad. San Andrés (980m.) (Km. 0,5) (10′): a la entrada del pueblo, junto a la iglesia, se asciende por una pista que entre alguna mancha de roble y pasando junto a un abrevadero, conduce hasta un amplio collado.

Campolinares (1.215m.) (Km. 3): hay que girar a la derecha entre brañas y espinos, para subir a las inmediaciones de una loma por la que se continúa ascendiendo hacia el Este hasta alcanzar una amplia cumbre.

Somaloma (1.284m.) (Km. 4,5) (1h. 45′): las vistas son bastante buenas, destacando las cumbres de Alto Campoó y la zona norte del embalse del Ebro. La ruta sigue entre brañas en las que el camino se difumina, girando a la izquierda para alcanzar un abrevadero junto a un cortafuegos. Al poco la senda se adentra en un joven hayedo del que se sale ya junto a una gran zona llana que suele encontrarse encharcada.

Las Tainas (1.115m.) (Km. 6) (2h. 15′): bajando por una loma se llega al borde del humedal, conectando con el GR-99 (Sendero del Ebro) y ya con un trazado coincidente se sigue hacia la derecha entre el bosque de haya y roble. Tras un buen rato entre árboles, se sale a una Braña desde la que pronto se llega a la carretera, ya junto al punto de destino. Monasterio de Montesclaros (970m.) (Km. 8,5) (3h.)

Circuito-ascensión desde Revelillas (9 Km.) (2h. 45′)

Revelillas (870m.): atravesar el pueblo y seguir por una pista llana que se dirige hacia el Oeste. Tras pasar el cementerio, en una bifurcación se sigue a la derecha, y en otro cercano cruce vamos a la izquierda, superando una portilla. El camino se estrecha, ascendiendo entre un cerrado robledal, e ignorando una subida junto a un abrevadero, en una curva se gira a la izquierda. Tras un rato de subida llegamos junto a un grupo de grandes hayas, y al poco se sale a una zona despejada y de menor pendiente por la que se alcanza el páramo.

La Lora (1.100m.) (Km. 3); desde aquí se plantea la posibilidad de ascender a la derecha por el borde del páramo hasta el punto más alto del mismo, donde hay una curiosa instalación que se asoma sobre los verticales cantiles.

Mirador de Valcabao (1. 220m.) (Km. 4,5) (1h. 30′): el panorama es espectacular, destacando la vista sobre Valderredible y los hayedos que ocupan las umbrías del valle. Hay que retornar de nuevo hasta la pista que utilizamos en la subida, que continúa a media ladera, prácticamente llana. Se cruza una portilla, pasando entre el hayal y la Peña Corbea, en cuya cumbre aún se conservan trincheras de la Guerra Civil. En ligero descenso por el borde del páramo, se alcanza una pista por la que bajamos a la izquierda, para entra de nuevo en el hayedo. Trazando varias revueltas nos llevará de nuevo al inicio de la ruta. Revelillas (870m.) (Km. 9) (2h. 45′)